1 de abril,

La larga caminata

La Biblia en un año: Jueces 13-15, Lucas 6:27-49

Guíame por la senda de tus mandamientos, porque en ella tengo mi voluntad. --Salmo 119:35.


Miré el mapa de la ciudad de Nueva York y supe que podía hacerlo. Mi hotel estaba en la parte alta del lado oeste de Manhattan, y tenía que ir a la parte baja del lado este, unos 11 kilómetros, calculé. Una buena caminata para un día de sol. Claro que podía tomar un taxi, el autobús o el metro. Pero si realmente quería ver la Gran Manzana, sabía que caminar era la mejor forma.

Así que lo hice. Bajé por la calle Broadway hasta el Parque Central. Pasé por cientos de escaparates de tiendas y por el barrio chino. Percibí los olores, estudié la gente, miré el tráfico. Visité las tiendas. De verdad me sentí parte de la ciudad de Nueva York. Me tomó tiempo y esfuerzo, pero valió la pena.

Al hacer esta peregrinación que llamamos vida cristiana nos enfrentamos a una decisión similar. Podemos tomar la ruta fácil: depender de otros para que nos instruyan, tomando atajos sin cultivar una buena vida de oración, o leyendo rápidamente un pasaje de las Escrituras y llamarlo «tiempo devocional». O podemos hacer el esfuerzo y tomar el tiempo para acercarnos a Dios.

¿Por qué no tomar hoy una larga caminata con Dios? Cuando hagas el mapa para tu ruta, escoge «buscarlo con todo el corazón» (Salmo 119:2), estudiar su Palabra y obedecer lo que dice. ¡Esa caminata será una delicia! --JDB

SI QUIERES DISFRUTAR TU ANDAR CON DIOS, LLEVA EL PASO CON SU PALABRA.

<···Indice