3 de abril,

Dios te ama

La Biblia en un año: Jueces 19-21, Lucas 7:31-50

. . . Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos. . . . --Mateo 14:14.


Juan el Bautista había sido martirizado por el rey Herodes. Juan era primo y amigo de Jesús, y su muerte debe haber conmovido a Cristo profundamente. Creo que fue por eso que buscó refugio apartado de la multitud. Mateo escribió: «. . . se apartó de allí [su ciudad natal y lugar de ministerio] en una barca a un lugar desierto y apartado. . .» (14:13).

Jesús quería estar solo en su aflicción, pero la multitud lo presionaba con sus necesidades y no lo dejaba ir (v.13). Al ver las multitudes y su dolor, Jesús tuvo compasión de ellos. A pesar de su propio dolor empezó a sanar a los enfermos (v.14). No permitió que su propia aflicción le impidiera ministrarles.

Tal vez tú seas alguien a quien te toca cuidar: un pastor, una maestra, una enfermera o un consejero. Quizás seas una madre con niños pequeños o estés casado con una inválida. Tienes tus propias luchas, desilusiones, dolor. . . y nadie parece preocuparse por ti.

Pero hay alguien que sí se preocupa: Dios. Él conoce tu tristeza como nadie más y entiende la profundidad de tu desgracia. Puedes echar tus cargas sobre Él (1 Pedro 5:7) y encontrar en su presencia su amor, consuelo y la fortaleza que necesitas para avanzar de tu propio dolor al dolor de los demás. Puedes cuidar de otros porque Dios cuida de ti.

PUESTO QUE DIOS CUIDA DE NOSOTROS, NOSOTROS PODEMOS CUIDAR DE LOS DEMÁS.

<···Indice