5 de abril,

El tiempo: manéjalo con cuidado

La Biblia en un año: 1 Samuel 1-3, Lucas 8:26-56

Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. --Colosenses 4:5.


Si tuvieras que comprar el tiempo, ¿lo usarías de una manera diferente? ¿Usarías los minutos, las horas y los días de tu vida más sabiamente?

Claro que no podemos poner precio a los minutos y las horas que poseemos. Nos los dan gratuitamente. Pero eso no nos excusa de usarlos cuidadosa y sabiamente. El dador del tiempo es el mismo Dios, y eso da un valor mucho mayor a nuestro tiempo de lo que cualquier cifra monetaria pueda sugerir. Por tanto, debemos aprovechar las oportunidades que el tiempo da para servir al Señor y hacer su voluntad.

Eso no significa que tengamos que estar trabajando a cada momento. Es necesario tomar un descanso cada cierto tiempo, detenerse a oler las rosas por el camino, o disfrutar la belleza de una puesta de sol. Usamos nuestro tiempo sabiamente cuando combinamos las «paradas» apropiadas con los «pasos» adecuados. Según Salomón, hay un tiempo para que todos los propósitos de Dios se cumplan (Eclesiastés 3:1).

Doy gracias porque Dios no vende el tiempo. Él lo da como regalo de su gracia. Así que pasemos nuestros días «redimiendo el tiempo», usando las oportunidades para vivir para Dios (Colosenses 4:5).

Sí, el tiempo es valioso. ¡Manéjalo con cuidado!

SI QUIERES USAR EL TIEMPO SABIAMENTE, INVIÉRTELO EN LA ETERNIDAD.

<···Indice