8 de abril,

Buenos días

La Biblia en un año: 1 Samuel 10-12, Lucas 9:37-62

Bueno es . . . anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad cada noche. --Salmo 92:1-2.


Cuando el predicador británico y escritor John Stott cumplió 80 años, un amigo le escribió un tributo que destacaba su disciplina de oración. Durante décadas, Stott ha empezado cada día con una oración así:

«Buenos días, Padre celestial. Buenos días, Señor Jesús. Buenos días, Espíritu Santo.» Stott luego pasa a adorar a cada miembro de la Trinidad individualmente, reconociéndolos y alabándolos por su obra en la vida de los creyentes.

Luego continúa: «Padre, te ruego que pueda vivir este día en tu presencia y agradarte más y más. Señor Jesús, te pido que hoy pueda yo tomar mi cruz y seguirte. Espíritu Santo, te ruego que hoy me llenes de Ti y que tu fruto madure en mi vida: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Santa, bendita y gloriosa Trinidad, tres personas en un Dios, ten misericordia de mí. Amén.»

El salmista dijo que «es bueno . . . anunciar por la mañana su misericordia [la de Dios]» (92:1-2). Entonces, ¿por qué no usar hoy mismo la oración de alabanza y petición de John Stott como patrón para la tuya? Es una forma maravillosa de empezar una conversación con Dios.

LA ORACIÓN DE LA MAÑANA CONDUCE A LA ALABANZA DE LA NOCHE.

<···Indice