12 de abril,

Significado y propósito

La Biblia en un año: 1 Samuel 19-21, Lucas 11:29-54

. . . Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor?. . . . --Malaquías 1:6.


Cuando mi hija tenía tres años, mi esposa y yo la introdujimos al «fino arte» de lavar los platos. Me divierte ver que muchos niños en edad preescolar quieren lavar los platos, pero sus padres no los dejan. Entonces, cuando son adolescentes y ya no desean limpiar los platos, los padres insisten en que lo hagan.

El meollo del asunto, claro, no son los platos. Más bien tiene que ver con amar, honrar y obedecer a Dios. Cuando los hijos aman, honran y obedecen a sus padres (Efesios 6:1-3), demuestran respeto hacia Dios. Y al hacerlo encuentran significado y propósito en sus vidas.

Estamos viviendo en un mundo en el cual el suicidio entre los adolescentes es una realidad perturbadora. ¿Por qué esa desesperación? Hay demasiados jóvenes que no han hallado una razón para vivir. No conocen el gozo de una relación con Dios.

En Malaquías 1:6, Dios tuvo que recordar a su pueblo que Él era su Padre, pues la conducta de ellos reflejaba que habían olvidado su relación con Él. No sólo habían olvidado que Dios era su Padre, sino que también era su Maestro, y no le habían servido.

Todos podemos vivir de manera significativa y tener un propósito. ¿Cómo? Conociendo a Dios como nuestro Padre celestial y obedeciéndolo como Maestro y Señor.

CONOCER A DIOS DA SIGNIFICADO A LA VIDA; OBEDECERLO, DA PROPÓSITO.

<···Indice