16 de abril,

Amor firme

La Biblia en un año: 1 Samuel 30-31, Lucas 13:23-35

. . . ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza. . . . --Hebreos 12:11.


En el distrito escolar público más grande de nuestra ciudad, a todo estudiante que encuentren con un arma o con drogas lo tienen que expulsar obligatoriamente. El director de disciplina puede sacar a un estudiante inmediatamente. Pero muchas veces, también hace que el ofensor pase por una intensa sesión de 90 minutos ideada para obligar al estudiante a enfrentar su conducta destructiva. Muchos adultos jóvenes han dicho, al mirar atrás, que de no haber sido por la confrontación del director hubieran terminado en la cárcel.

¡Disciplina! A nadie le gusta, pero todos la necesitamos. Y puesto que Dios nos ama como a hijos, nunca escatima nuestro adiestramiento espiritual. En vez de un rápido manotazo en la muñeca, nuestra corrección podría incluir la agonizante experiencia de ser confrontados con quiénes somos y por qué nos comportamos como lo hacemos. Hebreos 12 resume el proceso con una honestidad refrescante: «Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados» (v.11).

Se nos dice que no menospreciemos el castigo del Señor y que no nos desanimemos cuando Él nos reprenda, porque todo es producto de su amor (vv.5-6). Sin el firme amor de Dios, ¿dónde estaríamos hoy?

DIOS NUNCA ES CRUEL CUANDO CORRIGE.

<···Indice