17 de abril,

¡Mata la araña!

La Biblia en un año: 2 Samuel 1-2, Lucas 14:1-24

. . . si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo. . . . --Mateo 5:29.


A veces tenemos sentimientos encontrados acerca de nuestros pecados. Tenemos miedo de que nos hagan daño y queremos ser perdonados. Pero no estamos seguros de querer deshacernos de ellos ahora mismo.

Un hombre me dijo que tiene un hábito malo que le está obstruyendo su comunión con Dios y perjudicando su testimonio cristiano. Dice que ora para que Dios le perdone su adicción, pero no para. Me recuerda la historia sobre el hombre que a menudo pasaba al frente de la iglesia y se arrodillaba a orar: «Señor, quita las telarañas de mi vida.» Un día su pastor, cansado de escuchar la misma oración, se arrodilló junto a él y clamó: «Señor, ¡mata la araña!»

Sí, a veces se necesita una medida radical para romper con un hábito pecaminoso. Tenemos que hacer algo más que pedir a Dios que nos limpie cada vez que sucumbimos a la tentación. Hemos de dar los pasos que sean precisos para quitar las telarañas de nuestra vida. Debemos confesar nuestro pecado y decidir acabar con él. Luego debemos alimentar nuestra mente con la Palabra de Dios y hacer todo lo que podamos para permanecer alejados de la gente y los lugares que nos tientan a pecar. Eso es lo que Cristo quiso decir cuando declaró: «Si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo» (Mateo 5:29).

Si matas la araña acabarás con todas las telarañas.

ADMITIR EL PECADO NO QUIERE DECIR QUE NO HAYA QUE ABANDONARLO.

<···Indice