18 de abril,

En honor y memoria

La Biblia en un año: 2 Samuel 3-5, Lucas 14:25-35

. . . El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder . . . la honra, la gloria y la alabanza. --Apocalipsis 5:12.


El 21 de marzo de 1969, una patrulla de los Infantes de Marina de los Estados Unidos descendió a un banco bien empinado para llenar sus cantimploras en un arroyo. Al agacharse en menos de un metro de profundidad de agua, el área de pronto explotó a causa de disparos y granadas. Varios hombres fueron alcanzados por los disparos. Según un informe oficial, un soldado, ignorando totalmente su propia seguridad, ayudó a varios infantes de marina. A pesar del terrible tiroteo hizo varios viajes, hasta que él mismo resultó herido y no pudo continuar.

Veintiún años después, uno de los hombres a quienes habían sacado del agua se enteró de que quien lo rescató todavía estaba vivo. Así que se dispuso a tratar de que fuera reconocido por su heroísmo. El infante de marina a la larga encontró a su amigo, Jim Lahr, el cual estaba paralizado de la cintura hacia abajo. Con el corazón lleno de agradecimiento, al final hizo que Jim recibiera una bien merecida Estrella de Bronce.

Me conmueve profundamente el deseo de este infante de honrar al que le salvó la vida. Me lleva a preguntarme acerca de la profundidad de la emoción que siento hacia Aquel que pagó un precio mucho más alto para salvar mi alma. Nadie merece el honor que merece Cristo. Nadie ha sacrificado tanto. No es de extrañar que todo el cielo le alabará por siempre y siempre (Apocalipsis 5:12).

Padre, perdónanos por no darle a tu Hijo el honor que merece. Llénanos de alabanza hacia Él.

PUEDE QUE EL HOMBRE SEA DIGNO DE ADMIRACIÓN, PERO SÓLO CRISTO ES DIGNO DE ADORACIÓN.

<···Indice