20 de abril,

¿Triste o alegre?

La Biblia en un año: 2 Samuel 9-11, Lucas 15:11-32

. . . estaban tristes y llorando. --Marcos 16:10.

. . . Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor. --Juan 20:20


El primer Día de Resurrección empezó con tristeza y desesperación para los discípulos de nuestro Señor. Tres días antes, su Maestro había sido crucificado y sepultado. Los podemos imaginar apiñados a puerta cerrada, pues «estaban tristes y llorando» (Marcos 16:10).

Pero Juan nos dijo que antes de que terminara el día, los discípulos «se regocijaron» (Juan 20:20). Pasaron de la tristeza en la mañana al regocijo en la noche. ¿Qué produjo la diferencia? Ver a su Señor resucitado. Eso cambió la tristeza en alegría, el llanto en gozo.

Hay una lección aun más profunda en esto. Toda su tristeza y su llanto habían sido innecesarios. Jesús no estaba de acuerdo con la tristeza que les destrozó el corazón, sino que «les reprochó su incredulidad y dureza de corazón» (Marcos 16:14). Jesús les había dicho repetidamente que resucitaría de entre los muertos al tercer día (Mateo 20:19; Marcos 10:34; Lucas 18:33). Sus enemigos lo recordaban (Mateo 27:62-66), pero sus discípulos lo olvidaron. Estaban llenos de tristeza porque no creyeron la promesa de Jesús.

Nosotros también podemos tener una muy buena razón para estar llenos de una gozosa expectativa y esperanza mientras aguardamos la venida de nuestro Señor resucitado.

LA TUMBA VACÍA DE CRISTO NOS LLENA DE ESPERANZA.

<···Indice