27 de abril,

Quejumbrosos

La Biblia en un año: 1 Reyes 1-2, Lucas 19:28-48

No toma placer el necio en la inteligencia, sino en que su corazón se descubra. --Proverbios 18:2.


La señora Malhumorada se quejaba amargamente de que sus amigas parecían evitarla y ella no podía entender por qué. Si tan sólo hubiera escuchado una grabación de su propia voz hubiera sabido la razón de su impopularidad. Siempre hablaba de sus quejas, debilidades, dolores y achaques, e insistía en relatar con lujos de detalles su estancia en el hospital.

Si quieres conservar amigos, no seas quejumbroso. La mayoría de la gente tiene suficientes problemas propios y no necesita escuchar todos los tuyos.

En una de las iglesias, una querida alma esperaba que la visitara al menos una vez a la semana. Era la visita que más he temido en todo mi ministerio. Cada semana, la señora insistía en entretenerme con un recital de sus cinco operaciones. Nunca expresaba felicidad ni gozo por su actual estado de salud ni su maravillosa recuperación, sino que siempre volvía a los días de su sufrimiento. Parecía «disfrutar» la mala salud. De paso, la señora vivió muchos años más. Me recuerda el refrán que dice: «El vagón que rechina es el que más dura.»

Comparte tus gozos con los demás y déjale tus problemas al Señor.

PASA TU TIEMPO CONTANDO TUS BENDICIONES, NO AIREANDO TUS QUEJAS.

<···Indice