28 de abril,

Algo mucho mejor

La Biblia en un año: 1 Reyes 3-5, Lucas 20:1-26

Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. --Santiago 4:3.


Un hombre que vivía en un área retirada del campo compraba su ropa por catálogo. Al pie de la hoja de pedido notó que decía así: «Si no tenemos en existencia el artículo que pidió, ¿podemos sustituirlo por otro?»

La primera vez que puso «Sí» le enviaron algo que costaba el doble de lo que había pedido. La compañía le dio la siguiente explicación: «Lamentamos no tener en existencia el artículo que pidió. Le estamos enviando algo mejor por cuenta nuestra.»

Después de eso, el hombre dijo que siempre escribía «Sí» en letras más legibles al pie de la hoja de pedido en blanco. Sabía que no se iba a desilusionar con el reemplazo.

De la misma forma, cuando oramos a Dios es bueno decirle que estamos completamente dispuestos a dejar que Él tome nuestras débiles oraciones y las conteste conforme a su voluntad. Muchas veces oramos y no vemos las respuestas a nuestras peticiones porque egoístamente «pedimos mal» (Santiago 4:3). En lugar de ello necesitamos examinar las motivaciones de nuestro corazón y confiar en que Él nos dará exactamente lo que necesitamos. Podemos estar seguros de que cuando lo hagamos, Dios nos enviará algo mucho mejor, sí, «mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos» (Efesios 3:20).

LAS RESPUESTAS DE DIOS MUCHAS VECES SON MÁS SABIAS QUE NUESTRAS ORACIONES.

<···Indice