1 de agosto,

 

¡Un ramo para ti!

La Biblia en un año: Salmos 57-59, Romanos 4

... al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz. –Colosenses 1:12.


En mi habitación de hotel había un florero, y junto a él una tarjeta que tenía esta invitación: «Tenemos para usted un jardín con numerosas flores, entre las cuales hay zinias, margaritas y dragoncillos. Disfrute la vista y siéntase en la libertad de cortar algunas y ponerlas en su cuarto. Si desea más detalles o unas tijeras, puede llamar a la recepción.»

Un vistazo por la ventana confirmó la presencia de un hermoso jardín, y la invitación me daba una opción. Podía simplemente mirar y apreciar todo el trabajo de sembrar y cuidar las flores, o podía ser más que un espectador admirado y recoger un ramo, llevarlo a mi habitación y dejar que se convirtiera en parte de mi vida.

Creo que eso ilustra maravillosamente el regalo de Dios de la salvación. El Padre sembró su jardín de reconciliación y redención, y nos invita a aceptar a su Hijo en nuestro corazón y a encontrar perdón y vida eterna en Él. En Cristo Jesús, Dios «nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz» (Colosenses 1:12). Y el regalo de Dios continúa cada día a medida que nos da a conocer «las riquezas de la gloria de este misterio... que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria» (v.27).

Dios tiene un regalo hermoso en su jardín de amor para cada uno de nosotros, un ramo que podemos disfrutar todos los días. –DCM

LA SALVACIÓN ES UN REGALO PARA DISFRUTAR, HOY Y SIEMPRE.

<···Indice