5 de agosto,

Nada más que gracia

La Biblia en un año: Salmos 68-69, Romanos 8:1-21

... Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos. –Lucas 17:10.


En 1914, antes de que se usaran las inyecciones de insulina, a Jans, la tía de Corrie ten Boom, le diagnosticaron diabetes. Ella sabía que no le quedaba mucho tiempo de vida. Sin embargo, a los pocos días de enterarse de su enfermedad, volvió a trabajar en causas que honraban a Dios. Varios meses después, una prueba de sangre indicó que el fin estaba cerca.

La familia se encontraba reunida en el cuarto de la tía Jans cuando el padre de Corrie le dio la noticia suavemente. Entonces ella oró así: «Señor Jesús, te doy gracias porque debemos acudir a Ti con las manos vacías. Te doy gracias porque lo has hecho todo –todo– en la cruz, y porque todo lo que necesitamos en la vida o en la muerte es estar seguros de eso.»

Jesús nos recordó que incluso después de que le hemos servido fielmente, apenas hemos cumplido con nuestro deber (Lucas 17:10). Sin embargo, en otra ocasión señaló que un día nos honraría por nuestra fidelidad (12:37). ¿Cómo puede ser eso? Porque todo lo que tenemos, incluso la capacidad de servir al Señor, nos llega como un generoso regalo de parte de Él.

Recuerda, de principio a fin, todo es de gracia.

DIOS NO NOS DEBE NADA, PERO NOS LO DA TODO.

<···Indice