7 de agosto,

¡Se necesita trabajo de equipo!

La Biblia en un año: Salmos 72-73, Romanos 9:1-15

Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito.... –1 Corintios 12:21.


Durante un ensayo en el Metropolitan Opera House de la ciudad de Nueva York, el renombrado director Arturo Toscanini hizo una crítica constructiva a la solista que estaban presentando. Sin embargo, ella era demasiado orgullosa para aceptar su ayuda, y expresó resentimiento exclamando enojada: «¡Yo soy la estrella de esta presentación!»

Toscanini contestó sabia y firmemente: «Señora, en esta presentación no hay estrellas.»

El maestro había dicho una gran verdad. Los solistas, los miembros del coro y la orquesta completa tenían que trabajar juntos en armonía o de lo contrario no podía producirse una música hermosa.

Lo mismo sucede en la iglesia. En la Primera Carta de Pablo a los Corintios, él comparó las partes de nuestro cuerpo físico con personas en la iglesia, el cuerpo de Cristo. Todos los creyentes tenemos nuestras características únicas y deberes individuales, pero juntos, componemos un cuerpo. Por tanto, debemos reconocer cuánto nos necesitamos unos a otros. Pablo escribió: «Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros» (12:21).

El Señor no está buscando solistas que quieran ser estrellas; está buscando obreros que estén dispuestos a ser siervos. ¡La obra de Dios necesita un trabajo en equipo!

EL TRABAJO EN EQUIPO DIVIDE EL ESFUERZO Y MULTIPLICA EL EFECTO.

<···Indice