9 de agosto,

Gente de verdad

La Biblia en un año: Salmos 77-78, Romanos 10

Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros.... –1 Corintios 10:11.


El escritor Ronald Rood visitó un curso de los niños de segundo grado e hizo una presentación de diapositivas de un volcán hawaiano. Las fotos mostraban lava derretida cayendo al mar y el vapor se veía elevarse hasta kilómetro y medio en el aire. La escena era tan gráfica que los niños casi podían escuchar el rugido. Entonces, el señor Rood hizo que los niños se pasaran un trozo de lava de uno a otro para que la examinaran. Después de ser manejada por dos docenas de manos, un niño pequeño llevó la roca de vuelta al frente. Protegiéndola con cuidado en la mano exclamó con los ojos bien abiertos: «Señor Rood, todavía está tibia.»

¡Ese es el poder de la imaginación! Ojalá que los relatos bíblicos de la gente de Dios pudieran tener tanta vida como ese! La realidad expresada en las historias bíblicas debería cautivarnos. Moisés, por ejemplo, sabía lo que era sentirse inseguro. La gente que Él sacó de Egipto lloró lágrimas calientes y saladas que dejaban ranuras en sus rostros azotados por el viento. Sus corazones latían fuertes cuando tenían miedo. Les dolía la cabeza cuando estaban cansados y tenían hambre. Las venas del cuello se les salían cuando se enojaban. Los ojos se les aguaban cuando reían.

La gente de la Biblia era gente de verdad. Pidamos a Dios que permita que las experiencias de ellos cobren vida para nosotros de manera que podamos aprender de sus ejemplos (1 Corintios 10:11).

LA GENTE DEL PASADO NOS PUEDE DAR INFORMACIÓN ÚTIL PARA EL PRESENTE.

<···Indice