15 de agosto,

Vence con el bien el mal

La Biblia en un año: Salmos 91-93, Romanos 15:1-13

No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. –Romanos 12:21.


Cuando Jesús empezó a preparar su camino a Jerusalén envió mensajeros por adelantado a que prepararan una villa samaritana por el camino para su llegada. Pero la gente de allí lo rechazó.

Cuando Santiago y Juan oyeron acerca de este rechazo, se enojaron mucho: «Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma?» (Lucas 9:54). Acababan de estar en el monte de la Transfiguración y habían visto al Señor con Moisés y Elías (vv.28-36). El relato de Elías y el fuego del cielo deben haberles venido a la mente (1 Reyes 18:36-39). Pero cuando preguntaron si podían invocar un fuerte juicio para los samaritanos, Jesús los reprendió.

No es asunto nuestro juzgar a los enemigos de Dios. «Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor» (Romanos 12:19). Lo que nos toca a nosotros es hablar al mundo, e incluso a los que se oponen a nosotros, acerca de su oferta de salvación.

Pablo nos dio estas instrucciones: «Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber.... No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal» (vv.20-21). Debemos abrumar a los oponentes malignos con amor si podemos, llevarlos a Cristo si quieren venir, y dejar el juicio a Dios.

EL AMOR ES LA MEJOR ARMA CONTRA EL ENEMIGO.

<···Indice