17 de agosto,

«Acepto»

La Biblia en un año: Salmos 97-99, Romanos 16

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. –Juan 1:12.


Un evangelista estaba tratando de ayudar a una mujer a entender Juan 1:12 y lo que significa recibir a Cristo. «Su apellido es Franklin, ¿no es cierto?» –preguntó. «Sí» –dijo ella. «¿Desde cuándo ha sido así?» «Desde que mi esposo y yo nos casamos hace 30 años.» «Dígame –dijo él– ¿cómo se convirtió en la señora Franklin?»

Ella hizo una pausa. «Fue en la boda. El ministro me preguntó: “¿Aceptas a este hombre como tu legítimo esposo?” Y yo dije: “Acepto.” Con esas palabras me convertí en su esposa.» «¿No dijo usted: “Eso espero” o “Voy a tratar de tomarlo como esposo”?» –preguntó el evangelista. «No –contestó la señora–. Dije “Acepto” y eso fue todo.»

El evangelista explicó que Dios quería que ella recibiera a Cristo como Salvador de la misma forma. Finalmente la señora entendió y exclamó: «¡Qué sencillo!» Preguntándose por qué no había dicho antes «acepto», allí mismo recibió a Cristo como Salvador, creyendo lo que la Biblia dice acerca de Él, que Cristo murió por sus pecados.

¿Has confiado alguna vez en el Señor Jesucristo para que te salve? Si no lo has hecho, di ahora mismo de corazón: «Señor Jesús, me vuelvo de mi pecado y te recibo como mi Salvador personal.» Esas son las palabras más importantes que dirás en la vida.

LA FE ES LA MANO QUE DEBE TOMAR EL REGALO DE DIOS DE SALVACIÓN.

<···Indice