18 de agosto,

Convencido por mis propias palabras

La Biblia en un año: Salmos 100-102, 1 Corintios 1

... Yo tenía el propósito de edificar una casa en la cual reposara el arca del pacto de Jehová.... –1 Crónicas 28:2.


Me dediqué de lleno al ministerio de la iglesia porque me encanta ayudar a la gente a conectar la adoración personal y diaria. Formé parte de comités y fui capellán del coro y la orquesta. Escribía oraciones semanales en el boletín y motivos de oración para acompañar la lectura bíblica de cada día. Trabajaba con nuestro pastor para planificar los cultos. Entonces él renunció.

Cuando se formó el comité encargado de buscar su sustituto, no me invitaron a formar parte de él, y yo hice saber que me sentía usado y no apreciado. Traté de justificar mi mala actitud, pero no logré mucho. Entonces, mientras trabajaba en el boletín para la semana siguiente, me detuve al ver las palabras que yo misma había escrito un año antes.

Mientras escribía el motivo de oración que iba con 1 Crónicas 25-29, el cual incluye el relato del deseo no cumplido de David de edificar el templo, mis propias palabras me dieron convicción: «Oremos para no sentir resentimiento cuando Dios da a otra persona la tarea que nosotros esperábamos realizar.»

Inmediatamente llamé al presidente del comité de búsqueda para confesarle mi mala actitud y prometer que lo apoyaría en la difícil tarea que teníamos por delante. Y lo sigo haciendo, porque la obra pertenece a Dios, no a mí. –JAL

SÉ FIEL... Y DEJA LOS RESULTADOS A DIOS.

<···Indice