20 de agosto,

Permanece protegido

La Biblia en un año: Salmos 105-106, 1 Corintios 3

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. –Efesios 6:11.


Mi hija, la que está casada y vive en otro estado, llamó para darnos «malas noticias». Tenía dos caries en sus dientes que hasta ese momento habían sido impecables.

Le pregunté a Lisa: «¿Le echan fluoruro al agua en tu ciudad?» Un par de días después me llamó para decirme que no. Como resultado de ello, sus dientes eran más vulnerables a las caries que cuando se crió tomando agua con fluoruro.

Admito que aquella no era una gran tragedia. Pueden pasar cosas peores, pero los problemas dentales de Lisa nos pueden señalar una verdad vital en nuestra vida cristiana.

Seríamos sabios si hiciéramos todo lo posible para prevenir la caries dental, pero es incluso más importante que hagamos todo lo posible para impedir que Satanás nos haga daño espiritualmente (1 Pedro 5:8-9). Ignorar la protección prescrita que Dios ha puesto a nuestra disposición es buscarnos problemas peores que los orificios en nuestros dientes.

En Efesios 6, Pablo dijo que para protegernos de los ataques de Satanás necesitamos ponernos «toda la armadura de Dios» (v.11). Los versículos 14-18 nos dicen que debemos ponernos el cinto de «la verdad», «la coraza de justicia», el calzado del «evangelio de la paz», el «escudo de la fe», el «yelmo de la salvación» y la «espada del Espíritu», junto con «toda oración y súplica».

Con la armadura de Dios, podemos estar protegidos todo el tiempo. –JDB

LA VERDAD DE DIOS ES LA MEJOR PROTECCIÓN CONTRA LAS MENTIRAS DE SATANÁS.

<···Indice