21 de agosto,

Necesitamos a Cristo

La Biblia en un año: Salmos 107-109, 1 Corintios 4

Para que todo aquel que en él cree [en Cristo], no se pierda, mas tenga vida eterna. –Juan 3:15.


El profesor J.S. Whale, de la Universidad de Cambridge, recibió una carta de un hombre que escribió que él y su esposa tenían 60 y pico de años y no veían la necesidad de tener a Cristo. Nunca habían visitado una iglesia, no creían en Dios ni en una vida futura, y sin embargo, habían estado felizmente casados durante 40 años. Eran muy respetados y hacían cuanto estaba a su alcance para hacer de este mundo un lugar mejor para vivir. Así que el escritor se preguntaba qué le podía ofrecer la religión.

No sé cómo contestó la carta el doctor Whale. Pero sí sé que Jesús dijo que Él había venido para ofrecer «vida», una vida que es más abundante que cualquier cosa que este mundo pueda ofrecer (Juan 10:10). A diferencia de la naturaleza temporal de tanto de lo que experimentamos ahora, la vida que Él ofrece es eterna (Juan 3:15-16).

A medida que avanzamos en años, tarde o temprano nuestra fortaleza disminuye. Puede que suframos de una enfermedad dolorosa o de alguna afección que nos paralice; tal vez no podamos cuidar a los demás, o cuidarnos a nosotros mismos; puede que experimentemos la pérdida de los que amamos; y la sombra de una muerte que se avecina se hace más oscura.

Cuando el mar de la vida está en calma, no parece haber necesidad de tener un Capitán que doblegue la tormenta en nuestro barquito. Pero los problemas y la muerte nos llegan a todos. Negar nuestra necesidad de Dios es negar la realidad. Todo el mundo necesita a Cristo.

 EL PRIMER PASO PARA RECIBIR VIDA ABUNDANTE EN CRISTO ES ADMITIR QUE LA NECESITAMOS.

<···Indice