28 de agosto,

«No hay Dios, no hay papas»

La Biblia en un año: Salmos 123-125, 1 Corintios 10:1-18

Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos.... –Hechos 17:28.


Se ha dicho que en la antigua Unión Soviética, los campesinos a menudo disfrutaban contar historias humorísticas para aligerar sus monótonas vidas.

Parece que un día, un funcionario del gobierno se acercó a un granjero y preguntó por la cosecha de papas de aquel año. «¡Oh, fue maravillosa! –contestó el granjero furtivamente–. Fue tan grande que llegó hasta los pies de Dios.»

El rostro del comisario cambió de repente. Con el ceño fruncido dijo: «Pero camarada, éste es un estado comunista y nosotros somos ateos. No debe olvidarlo: no hay Dios.»

«Ah, precisamente –contestó el granjero–. No hay Dios, no hay papas.»

Sí, aunque no lo creamos, Dios es la fuente de todas las cosas (Salmo 136:25). El apóstol Pablo dijo a un auditorio pagano: «Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos» (Hechos 17:28). Y en Colosenses 1:16-18, él se concentró en la gran obra creadora y sustentadora de Dios en la persona de su Hijo Jesucristo. Sin Él, no podríamos dar un solo aliento, y nuestros cuerpos no podrían funcionar.

¿Confesamos la fe en un Dios personal a quien debemos nuestra propia existencia, respondemos con acción de gracias, adoramos y alabamos? Si no lo hacemos, no somos muy diferentes de ese comisario que no vio la conexión entre Dios y las papas.

DIOS ES EL PRIMER ESLABÓN EN LA CADENA DE ACONTECIMIENTOS DE NUESTRA VIDA.

<···Indice