6 de diciembre,

¿Acaso no creen en Dios?

La Biblia en un año: Daniel 3-4, 1 Juan 5

A Jehová de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo. Isaías 8:13.


Durante el caos que sufrió una gran ciudad de los Estados Unidos, un reportaje de televisión mostraba un hombre señalando a unos saqueadores que entraban y salían corriendo de las tiendas. El hombre gritaba angustiado: “¡Eso es robar! ¿Es que no tiene moral esta gente? ¿Acaso no creen en Dios?”

El profeta Isaías tenía un argumento similar. Los israelitas habían hecho lo inimaginable: habían caído en la inmoralidad de sus vecinos paganos. Además, habían hecho un trato con Asiria en lugar de confiar en Dios para que los protegiese contra sus enemigos (2 R. 16:1-9).

Isaías decía que se estaban preocupando por las cosas erradas. En lugar de temer a sus enemigos debían haber estado pensando en el Señor (Is. 8:12, 13). El Señor prometió que sería un santuario para aquellos que confiasen en Él. Pero para los que rechazasen su oferta, Él sería “piedra de tropiezo” y “lazo y red” (v. 14).

Los que profesamos creer en Cristo necesitamos cerciorarnos de que es a Dios a quien tememos. Siempre que nos unimos a los demás en sus pecados o nos comportamos como si tuviésemos miedo de ofenderlos, los que nos observan preguntarán: “¿Acaso no creen en Dios?”

Nuestro desafío es temer al Señor de los cielos por encima de todo, y mostrarlo por lo que hacemos y decimos.

El amigo de Dios será un extraño para el mundo.

<···Indice