10 de diciembre,

El Dios de Oseas

La Biblia en un año: Oseas 1-4, Apocalipsis 1

Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón. –Oseas 2:14.


Al final de la obra de teatro Green Pastures [Pastos verdes] de Marc Connelly, el viejo Hezdrel dice que no tiene miedo de morir porque cree en el Dios de Oseas. El Señor luego le habla y le pregunta si no quiso decir el Dios de Moisés. Hezdrel dice que no, y explica que veía al Dios de Oseas como alguien lleno de misericordia y no temible.

La certeza de Hezdrel se basaba en una historia verdadera, vivida hace tiempo. Es un cuento de un amor no correspondido: el implacable amor de Oseas por la infiel Gomer. Ella se volvía una y otra vez a otros amantes, y sus infidelidades rompieron el corazón de Oseas. Pero él nunca dejó de amarla.

Gomer descendió a un lugar muy oscuro. Yo me la imagino utilizada, agotada, enferma, llena de tristeza, sin nada... excepto el amor de Oseas.

La relación entre Oseas y Gomer era un cuadro de la relación de Dios con Israel. Aunque Israel había sido infiel y estaba sufriendo las consecuencias, el Señor siguió buscándola y hablándole tiernamente (2:14).

A medida que los vecinos de Oseas veían desarrollarse esta historia, me imagino a alguien preguntando: “¿Qué es este amor irracional? Y a otra persona contestando: “Entiendo. Oseas ama a Gomer y Dios me ama a mí.”

Ese es el Dios de Oseas. Acepta su amor y descubre que Él ya no es temible.

SI QUIERES RENOVAR TU AMOR A DIOS, REPASA EL AMOR DE DIOS POR TI.

<···Indice