19 de diciembre,

Semillas y fruto

La Biblia en un año: Jonás 1-4, Apocalipsis 10

... todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. –Gálatas 6:7.


Leí una fábula acerca de un hombre que estaba mirando en una tienda cuando hizo el impactante descubrimiento de que Dios estaba detrás del mostrador de ventas. Así que el hombre se acercó y preguntó: “¿Qué vendes?” Dios contestó: “¿Qué desea tu corazón?” El hombre dijo: “Quiero felicidad, paz mental y libertad del temor... para mí y el mundo entero.” Dios sonrió y dijo: “Yo no vendo fruto aquí, sólo semillas.”

En Gálatas 6, Pablo hizo hincapié en la importancia de sembrar semillas de conducta que honren a Dios, porque “todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (v.7). No podemos esperar experimentar el fruto de las bendiciones de Dios si no reconocemos la importancia de hacer nuestra parte.

Es útil imitar el ejemplo de otros que han sembrado buena semilla. El escritor Samuel Shoemaker dijo que un buen ejemplo puede, o bien inspirarnos o hacernos decir: “Ah sí, él (o ella) es así. A él no le molesta el mal genio, ni los nervios ni la impaciencia ni la preocupación como a mí; él tiene un temperamento más feliz.” Shoemaker siguió diciendo: “Tal vez no se nos ocurra que él haya tenido que luchar por su serenidad, y que nosotros podríamos ganar si hiciéramos lo mismo.”

¿Estás cansado de ser como eres? Pídele a Dios que te ayude y empieza hoy a sembrar semillas de acciones y respuestas nuevas. A su debido tiempo, el Espíritu te dará el crecimiento.

LAS SEMILLAS QUE SEMBRAMOS HOY DETERMINAN LA CLASE DE FRUTO QUE VAMOS A COSECHAR MAÑANA.

<···Indice