28 de diciembre,

¿Cuánto vales?

La Biblia en un año: Zacarías 5-8, Apocalipsis 19

Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo... –Romanos 5:10.


Un estudiante aburrido de la Universidad de Washington usó un sitio en la Internet para subastar su alma al mejor postor. Resultó que la oferta más alta que recibió fue de 400 dólares.

Puesto que el alma es inmaterial, no se puede extraer del cuerpo como el corazón, que es un órgano físico. El estudiante tuvo que admitir: “No creo que el mejor postor pueda cobrar mi alma.”

Esa ligera oferta trae a la mente la seria pregunta que hace nuestro Salvador en Mateo 16:26: “¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” Al desafiar a sus oyentes para que pensaran en un día futuro de juicio, Jesús dijo que el mundo entero palidece en comparación con el valor de un alma.

Por tanto, la pregunta de nuestra valía no es cuestión de cuánto poseemos. El autor del Salmo 49 señaló la necedad de aquellos que valoran las posesiones más que sus almas. Más bien el salmista buscó al Señor, confiado en que Él “redimirá mi vida del poder del Seol” (v.15).

Es porque Dios nos valora tanto que envió a Jesús a la tierra como bebé. Él creció y luego murió en la cruz para pagar el precio de nuestra redención (Romanos 5:6-21).

¿Cuánto vales? Mira el pesebre de Belén y la cruz del Calvario.

LA MUERTE DE CRISTO ES LA MEDIDA DE TU VALOR PARA DIOS.

<···Indice