29 de diciembre,

Mucha alabanza

La Biblia en un año: Zacarías 9-12, Apocalipsis 20

Grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado... . –Salmo 48:1.


Dios: ¿Alguna vez te has sentado y maravillado al pensar cuán grande y glorioso es Él? Hoy, hagamos una pausa para ponderar su majestad y grandeza.

Para ayudarnos a hacer eso, he aquí unas cuantas descripciones de Dios que encontré mientras leía los Salmos 1 al 48:

El Señor es un escudo (3:3), mi fuente de seguridad (4:8), mi Rey (5:2), el Juez (7:8), el Altísimo (7:17), mi refugio (9:9), el amparo del huérfano (10:14), el Rey eterno (10:16), justo (11:7). Dios es mi fortaleza, roca, castillo (18:1-3; 28:1; 31:4), mi libertador (18:2), mi apoyo (18:18), mi Redentor (19:14).

Es mi pastor (23:1), el Rey de gloria (24:7), Jehová de los ejércitos (24:10), el Dios de mi salvación (25:5), mi luz y mi salvación (27:1), mi fortaleza y escudo (27:1; 28:7).

Él es el Dios de gloria (29:3), Jehová Dios de verdad (31:5), el Dios vivo (42:2), mi auxilio en las tribulaciones (46:1), el rey grande sobre toda la tierra (47:2).

Eso debería ser suficiente para meditar un día entero. No, es suficiente para meditar ¡por la eternidad!

Empecemos hoy a adorar a nuestro Dios con fervor, Aquel que nos da tantas razones para alabarlo.

NUNCA PUEDES ALABAR A DIOS DEMASIADO.

<···Indice