30 de diciembre,

No digas: “Si hubiera...”

La Biblia en un año: Zacarías 13-14, Apocalipsis 21

Y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno. –Salmo 139:24.


En el juego de apertura de la temporada de fútbol del 2001, un error de la Universidad de Colorado le costó al equipo la oportunidad de jugar en el campeonato nacional. Cuando le preguntaron al entrenador Gary Barnett al respecto dijo: “No pensamos en eso. Hace mucho tiempo aprendí esto: No tropieces con algo que está detrás de ti.” Barnett estaba ocupado reclutando jugadores nuevos y preparándose para un juego que se llevaría a cabo durante las fiestas navideñas, y no tenía tiempo de meditar en el pasado.

Todos tenemos que vivir en el presente. Pero, ¿y los errores de los que tanto nos arrepentimos? ¿Cómo podemos lidiar con pecados y fracasos pasados que todavía nos agobian? Oswald Chambers, hablando de la tristeza de lo que pudo haber sido, dijo: “Nunca temas cuando Dios traiga de vuelta el pasado. Deja que la memoria siga su curso. Es un ministro de Dios con su reprensión, su castigo y su tristeza. Dios convertirá el “pudo haber sido” en un maravilloso cultivo para el futuro.”

El salmista pidió a Dios que examinara su corazón y viera si había algún camino de perversidad en él para confesarlo y ser perdonado. Y luego agregó: “Guíame en el camino eterno” (Salmo 139:23-24).

Dios no quiere que seamos prisioneros del ayer, sino libres para hoy y mañana.

RUMIAR EL PASADO PARALIZA EL PRESENTE Y DEJA EN BANCARROTA EL FUTURO.

<···Indice