3 de enero,

¿Estás exhausto?

La Biblia en un año: Génesis 7-9, Mateo 3

... y reposó [Dios] el día séptimo de toda la obra que hizo. –Génesis 2:2.


Hoy día, el mundo lleva un ritmo acelerado, y mucha gente con agendas, localizadores y teléfonos móviles se esfuerzan hasta el límite. Los padres, a veces con la frente arrugada y los puños cerrados, corren de las canchas de fútbol a las reuniones en la escuela, y de ahí a las clases de piano. Comen en el camino y se desploman en la cama por la noche exhaustos.

¿Será posible que como seguidores de Cristo también abordemos la vida con demasiada intensidad? Parece que muchas veces nos colocamos bajo una enorme presión para triunfar y experimentar todo lo que podamos. Cuando no lo hacemos, no podemos perdonarnos por no llenar nuestras propias expectativas.

Pero, ¿es esa la manera en que Dios desea que vivamos? Cuando examinamos la actividad de su creación en Génesis 1 vemos un patrón sencillo. Primero fue el trabajo de hacer el universo: todo, desde los átomos hasta los rábanos, desde los gatos hasta el hombre. Luego vino el disfrute: Dios vio que todo «era bueno en gran manera» (v.31). Después vino el reposo (2:1-2). Dios descansó, no porque estuviera cansado, sino porque quedó satisfecho con la terminación de un trabajo bien hecho.

Tal vez tu apretada agenda e intenso estilo de vida te hayan robado el sentido del humor, la paz, el gozo y la satisfacción en la vida. Si es así, imita el patrón de Dios de trabajar, disfrutar y descansar. Te sorprenderás de lo satisfactoria que puede ser la vida.

CUIDADO CON LO INÚTIL QUE PUEDE SER UN DÍA MUY OCUPADO

<···Indice