4 de enero,

Días de duda

La Biblia en un año: Génesis 10-12, Mateo 4

Me acordaré de las obras de Jehová... –Salmo 77:11.


En 1970, Ronald Dunn empezó a anotar las oraciones contestadas y las bendiciones especiales en un librito. El librito se le extravió, pero lo encontró varios años después en un momento en que su fe estaba débil. Se sorprendió de haber olvidado la mayoría de los incidentes sobre los que había escrito.

Mientras leía, algo sucedió. «El recuerdo de la fidelidad de Dios se revivió y mi debilitada fe comenzó a recuperarse –dijo–. Los recuerdos restauraron mi confianza en el Señor.» Dunn ahora anima a los cristianos a que lleven un libro de recuerdos y escriban lo que Dios hace en sus vidas. «Un día –escribe él– puede marcar la diferencia entre la victoria y la derrota.»

En el Salmo 77, la fe de Asaf también se debilitó. Después de mencionar sus grandes dudas preguntó: «¿Ha olvidado Dios el tener misericordia?» (v.9). De repente se detuvo y dijo: «Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo. Me acordaré de las obras de Jah; sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas» (vv.10-11). El hecho de recordar obviamente revivió su fe. ¡Lee el resto del salmo!

¿Por qué no creas tu propio libro de recuerdos y escribes las maravillosas obras de Dios? Luego léelo a menudo, sobre todo los días de dudas.

RECORDAR LA BONDAD DE DIOS ES UNA BUENA CURA PARA LA DUDA.

<···Indice