15 de enero,

La procedencia del amor

La Biblia en un año: Génesis 36-38, Mateo 10:21-42

... Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. –Jeremías 31:3.


Lo que sucedió entre mi esposo y una perra llamada Pinky no fue amor a primera vista. De hecho, su primer encuentro se pareció más a una danza de guerra. Cuando Jay volvió a casa del trabajo, Pinky lo detuvo en la puerta trasera y le gruñó como si él fuera un intruso. Entonces quien gruñó fue Jay, pues quería saber por qué había en su casa un perro extraño. Le expliqué por qué la rescaté de la perrera, pero no se conmovió.

Sin embargo, al poco tiempo Pnky empezó a dar la bienvenida a Jay por las noches con danzas y mucha emoción. Con sus 20 uñas chocando contra el suelo, meneaba la cola y se movía rápidamente para decirle que su llegada era la mejor parte de su día. En una semana, su entusiasta bienvenida había ganado el corazón de Jay.

El método de Pinky de ganarse el afecto de mi esposo me recordó lo que escribieron el profeta Jeremías y el apóstol Juan. El amor de Dios por nosotros, dijeron, nos lleva a una relación de amor con Él (Jeremías 31:3; 1 Juan 4:7-8,19).

Cuando pienso que Dios disfruta mi presencia tanto como Pinky la de Jay, me entusiasma la idea de pasar tiempo con Él. Me doy cuenta de que Dios me ama mucho más de lo que Pinky ama a Jay, y mi corazón se llena de amor por Él. Y luego mi corazón se llena de amor por los demás, porque el poder del amor de Dios me capacita para amar aun a aquellos que no me aman. –JAL

AMAMOS PORQUE DIOS NOS AMÓ PRIMERO.

<···Indice