19 de enero,

Amargura

La Biblia en un año: Génesis 46-48, Mateo 13:1-30

Aplicad vuestro corazón a todas las palabras que yo os testifico hoy... es vuestra vida... –Deuteronomio 32:46-47.


Hoy día se está poniendo mucho énfasis en vivir más tiempo y mejor. Los avances en la ciencia médica lo están haciendo posible para más y más personas. Y a pesar de esto, ninguno de nosotros puede evitar envejecer. Un día, la vejez nos alcanzará a todos y nuestros cuerpos se apagarán.

Sin embargo, lo que sí se puede prevenir es una actitud de amargura y pesar a medida que envejecemos. Veamos la vida de Moisés. Cuando tenía 120 años de edad estaba con los israelitas antes de que ellos cruzaran el río Jordán y entraran a la Tierra Prometida. No pudo ir con ellos porque había desobedecido al Señor cuando airado golpeó la roca en el desierto (Números 20:12,24).

¡Qué fácil pudo haber caído Moisés en una actitud mental de autocompasión y resentimiento! ¿No había llevado la carga de un pueblo obstinado y duro de cerviz durante 40 años? ¿No había intercedido por ellos una y otra vez? No obstante, al final de su vida, alabó a Dios y apremió a una nueva generación de israelitas a obedecerlo.

A medida que envejecemos podemos obsesionarnos con en los fracasos y dificultades de nuestro pasado, o podemos recordar la fidelidad de Dios, aceptar su disciplina, y seguir mirando el futuro con fe. Es la única forma de evitar la amargura.

NO PODEMOS EVITAR ENVEJECER, PERO SÍ PODEMOS EVITAR ENFRIARNOS.

<···Indice