26 de enero,

Basura en el templo

La Biblia en un año: Éxodo 14-15, Mateo 17

¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo...? –1 Corintios 6:19.


Hace algunos años, una investigación gubernamental descubrió que algunos camioneros estaban transportando basura en los mismos camiones refrigerados que usaban para transportar comida. Parte del problema era que los camiones que hacían viajes largos no podían sufragar los gastos de regresar vacíos.

Según los camioneros, algunos consideraban que la basura era el producto de sus sueños. Les pagaban para transportar algo que no se podía dañar. En las audiencias del Congreso, un profesor de ciencias de los alimentos comparó el problema con servir una ensalada de papas en la caja donde el gato hace sus necesidades fisiológicas.

Este escándalo por «contaminación lucrativa» no es nada comparado con el que se describe en Juan 2:13-22. Jesús echó a los cambistas del templo porque las maquinaciones que hacían para ganar dinero profanaron la casa de su Padre. Pero igual de malo es contaminar el templo de nuestros cuerpos con pensamientos y prácticas que no corresponden (1 Corintios 6:19).

En muchas formas, no somos mejores que aquellos camioneros ni que los cambistas del templo de la época de Cristo. Creemos que sería más beneficioso para nosotros llevar la basura de los valores de este mundo en nuestra mente. Que Dios nos perdone, nos limpie y nos ayude a desechar todo lo que contamine el templo en el cual sólo Él tiene derecho a morar.

LOS CRISTIANOS DEBEN VIVIR EN EL MUNDO, PERO NO DEBEN DEJAR QUE EL MUNDO VIVA EN ELLOS.

<···Indice