7 de febrero,

De pajas y vigas

La Biblia en un año: Levítico 1-3, Mateo 24:1-28

... saca primero la viga de tu propio ojo... –Lucas 6:42.


En The Blunder Book [El libro de los desaciertos], M. Hirsh Goldberg cuenta de un oficinista nuevo de la Casa de Representantes de Illinois que envió un memorando a sus colegas. En el mismo pedía precisión en sus comunicaciones escritas. Pero el memorando que se distribuyó tenía nueve errores de gramática, puntuación y ortografía. Cuando cayó en manos de la prensa, el avergonzado oficinista dijo que no pudo haber cometido un desacierto mayor.

Una vergüenza similar sentirán los cristianos que esperan que los demás cumplan con las altas normas de Cristo sin examinarse ellos primero (Lucas 6:42). Si nuestra actitud está mezclada con orgullo y justicia propia, nuestras palabras nos perseguirán como un fantasma. Puede que lo que digamos sea verdad, pero la manera como lo decimos debe ser siempre con humildad y reconociendo nuestras propias faltas.

Debemos exhortar a los demás a que hagan lo correcto. Los cristianos deben motivarse unos a otros a tener actitudes de amor y a actuar en amor. Pero todos estamos creciendo en Cristo, por lo que no debemos ni juzgar a los demás ni ser condescendientes. Más bien debemos edificarnos unos a otros en amor. Cualquier otra actitud revela un corazón farisaico. Señor, que las expectativas que tenemos de los demás estén moderadas por el reconocimiento de nuestras propias debilidades.

MIENTRAS MEJOR NOS CONOZCAMOS A NOSOTROS MISMOS, MENOS CRITICAREMOS A LOS DEMÁS.

<···Indice