9 de febrero,

Demasiado tarde

La Biblia en un año: Levítico 6-7, Mateo 25:1-30

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. –Isaías 55:6.


Un agente de seguros trató repetidamente de convencer a un hombre de que comprara cobertura contra fuego para su casa. «No –decía el dueño–. Está bien construida y le doy buen mantenimiento. Mi casa nunca se quemará.» ¡Pero un día se quemó! Imagínate la cara de aquel agente de seguros cuando el dueño corrió a él locamente para comprar una póliza de seguros, mientras el humo subía a los cielos y las llamas consumían su casa. ¡Era demasiado tarde!

Aunque esta historia parece demasiado absurda para ser cierta, enseña la locura de las conjeturas y de dejar para mañana una decisión que se debe tomar hoy. Esto es especialmente importante cuando se trata de escapar de lo que Jesús describió como «el fuego que no puede ser apagado» (Marcos 9:43).

Al pagar por nuestros pecados en la cruz del Calvario, Jesús proporcionó la única manera de escapar del juicio venidero. Pero debemos tomar una importante decisión antes de poder disfrutar esa salvación. Debemos aceptar la oferta mientras todavía es válida: antes de que nos llegue la muerte.

Así que no seas tonto. Cree que Cristo murió y resucitó para darte vida eterna y recíbelo como tu Salvador hoy. Ahora mismo, mientras todavía hay tiempo, acepta el regalo de Dios de la salvación.

NO TE PUEDES ARREPENTIR DEMASIADO PRONTO, PORQUE NO SABES CUÁN PRONTO PUEDE SER DEMASIADO TARDE.

<···Indice