10 de febrero,

Contrapunto

La Biblia en un año: Levítico 8-10, Mateo 25:31-46

Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables. –1 Pedro 3:8.


En una conversación sobre el matrimonio, una persona dijo: «La clave para una buena relación es que "dos serán uno".» Y otro contestó: «Sí, pero ¿cuál?» ¿Es posible ser «uno» sin sacrificar nuestra individualidad?

Consideremos el término musical contrapunto, «la combinación de dos o más melodías independientes en una sola textura armónica en la cual cada una retiene su carácter linear». En la obra de Bach titulada «Jesu, alegría de desear del hombre», un conmovedor acompañamiento para piano (que suena como un sencillo ejercicio para los dedos) se coloca tras una hermosa melodía. Juntos forman una sola pieza sin perder su singularidad.

Después de instruir a las esposas a someterse a sus esposos (1 Pedro 3:1) y a los esposos a mostrar a sus esposas comprensión y honor (v.7), el apóstol Pedro dijo: «Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo...» (vv.8-9).

¿Cómo pueden dos llegar a ser uno? Sólo con bondad y amor; nunca por medio del egoísmo y la venganza. En el misterio del matrimonio, Dios permite que cada una de las partes sea una melodía única. Y juntos, en concierto, se convierten en una hermosa armonía en Su gran canción.

SI QUIERES MANTENER LA ARMONÍA EN TU MATRIMONIO, MANTENTE A TONO CON CRISTO.

<···Indice