11 de febrero,

Asuntos del corazón

La Biblia en un año: Levítico 11-12, Mateo 26:1-25

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres. –Colosenses 3:23.


En un libro titulado The Second Shift [El segundo turno] Arlie Hochschild describe la manera como las parejas que trabajan comparten las responsabilidades del hogar. Cuando ambos esposos tienen carreras, por lo general están de acuerdo en que es justo que dividan las tareas del hogar. Sin embargo, los estudios demuestran que los hombres tienden a hacer menos de lo que les toca.

¿Por qué? Una posible razón es que un esposo de hoy compara sus esfuerzos con lo que hacía su padre en la casa. Pero una esposa de hoy que trabaja quiere más. Como resultado, los papeles se convierten en fuente de conflicto. Sin embargo, Hochschild nos dirige a un asunto más profundo. Escribe: «Cuando las familias en las que los dos esposos tienen carreras encuentran dificultades, pocas veces es por quién hace qué. Con mucha más frecuencia la razón es el dar y recibir gratitud... En mis entrevistas, un sorprendente número de mujeres dijo que sus padres ayudaban a sus madres "por amor" o consideración... Pero ni un solo hombre ... vinculó la ayuda en el hogar con el amor.»

Aquí hay un mensaje importante. Las buenas relaciones se construyen, no sólo sobre el qué se hace sino sobre el por qué. Esto sucede en el matrimonio, pero es aun más importante en nuestra relación con Dios. El amor crece, no sólo por lo que hacemos, sino también por la razón por la que lo hacemos (Colosenses 3:23). El Señor quiere que hagamos lo correcto, y que lo hagamos por amor a Él.

PUEDE QUE DEMOS SIN AMAR, PERO NO PODEMOS AMAR SIN DAR.

<···Indice