14 de febrero,

El sonido del silencio

La Biblia en un año: Levítico 15-16, Mateo 27:1-26

Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría... –Colosenses 3:16.


Durante un culto de adoración, me quedé intrigado al ver al intérprete para los sordos hacer señales durante un ofertorio de un instrumental de piano. Después del culto le pregunté qué estaba diciendo durante esos momentos en que no se pronunciaban palabras ni se cantaba. Me dijo que había estado haciendo señales para interpretar la letra del himno que estaban tocando, y también contestaba preguntas que le hacía su "auditorio" acerca del pianista, su estilo y capacitación.

"La música instrumental puede ser un espacio en blanco para los sordos durante la adoración" –me dijo. En vez de tomar un descanso o disfrutarla ella sola, pensaba en los que no podían escuchar y no interrumpía el culto de adoración.

Esa experiencia amplió mi comprensión de Colosenses 3:16: "Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales..." A medida que permitimos que la Palabra de Dios llene nuestros corazones y le demos rienda suelta en nuestra vida, podemos compartirla con los demás por medio de palabras de instrucción, aliento y alabanza al Señor. Imagínate el impacto que podría tener en nuestros hogares, en conversaciones privadas y cuando adoremos juntos.

Cuando alientes a otros compartiendo de corazón la Palabra de Dios, será para ellos como una melodía.

DEJA QUE LA PALABRA DE DIOS LLENE TU CORAZÓN Y GUÍE TUS PALABRAS.

<···Indice