22 de febrero,

Luces en la oscuridad

La Biblia en un año: Números 4-6, Marcos 4:1-20

...resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra de vida... –Filipenses 2:15-16.


Una vez leí acerca de una mujer que se sentía muy sola en su lugar de trabajo porque era la única cristiana. A menudo la ridiculizaban por su fe y la acusaban de tener una mente muy estrecha. Finalmente se desanimó tanto que contempló dejar el empleo. Sin embargo, antes de hacerlo habló con su pastor. Después de escuchar sus quejas el ministro preguntó: «¿Dónde pone la gente las luces generalmente?» «En los lugares oscuros» –contestó ella.

Rápidamente reconoció que su lugar de trabajo era verdaderamente un «lugar oscuro» donde se necesitaba mucho «la luz». Así que decidió quedarse donde estaba y ser de mayor influencia para Cristo. No mucho tiempo después, varios de sus compañeros de trabajo –de hecho, 13– aceptaron a Cristo como Salvador.

Como «luces en el mundo» (Filipenses 2:15), los que creemos en Cristo tenemos el privilegio de iluminar sus lugares oscuros. Aunque no somos del mundo, estamos en el mundo. No debemos permitir que las presiones del mundo nos moldeen; más bien hemos de influenciar el mundo.

Si te encuentras en una situación inusualmente difícil y en una atmósfera no piadosa, recuerda las palabras de Cristo: «Así alumbre vuestra luz delante de los hombres» (Mateo 5:16). Recuerda, son los lugares oscuros los que necesitan la luz.

SI QUIERES GUIAR A OTROS PARA QUE SALGAN DE LA OSCURIDAD DEL PECADO, DEJA QUE VEAN TU LUZ.

<···Indice