25 de febrero,

Espejo retrovisor

La Biblia en un año: Números 12-14, Marcos 5:21-43

... no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. –Gálatas 5:1.


Algunas personas van por la vida mirando en el espejo retrovisor. Anhelan los «viejos tiempos», cuando la vida parecía mejor. Las familias eran más sólidas, los cristianos, más nobles, la gente, más feliz... o al menos eso creen.

Los antiguos hebreos eran maestros de la glorificación del feo pasado. Como esclavos en Egipto habían estado desesperados, pero después que Moisés los sacó del yugo, al poco tiempo estaban anhelando «los viejos tiempos». Muchos de ellos querían regresar a Egipto, aunque eso significaba someterse al yugo de la esclavitud y sentir el látigo de Faraón. No es de extrañar que Dios les cancelara el pasaporte a la Tierra Prometida (Números 14:23,29).

Algunos cristianos querrían volver a los «viejos tiempos» de la iglesia. Pero, ¿cuál iglesia? Los creyentes han pasado por enormes dificultades desde los días de Pablo. La iglesia primitiva estaba plagada de inmoralidad sexual (1 Corintios 5:1), herejía (Gálatas 1:6-7), y disensión (Hechos 15:1-2). No había «viejos tiempos» para la iglesia, ni en el primer siglo ni en el siglo XX.

Evita la trampa de mirar atrás, a menos que sea para recordar una lección aprendida o para gloriarte de lo que Dios ha logrado. Para aquellos cuyas vidas están centradas en Cristo, los mejores días siempre están en el futuro.

VIVIR EN EL PASADO ES PERDERSE LAS OPORTUNIDADES DE HOY Y LAS BENDICIONES DE MAÑANA.

<···Indice