9 de julio,

Razones para alabar

La Biblia en un año: Job 38-40, Hechos 16:1-21

¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?... –Job 38:4.


¿Cómo podríamos olvidar? ¿Cómo podemos parecernos tanto a Job? ¿Cómo es que no nos quedamos pasmados con la majestad de Dios?

Sin embargo, a veces se nos olvida. Y como Job, tenemos que escuchar otra vez los detalles del maravilloso poder creativo de Dios.

El sufrimiento de Job lo llevó a dudar de Dios. Por esa razón, nuestro Padre celestial le recordó, y nos recuerda a nosotros, sus insondables caminos:

Él fundó la tierra (Job 38:4). Estableció las fronteras de los océanos (v.8).

Envía el sol de la mañana (v.12). Controla la vida y la muerte (v.17).

Manda la nieve, la lluvia y el granizo (vv.22, 26, 30). Pone conocimiento en el corazón (v.36).

Decide el tiempo de nacimiento de los animales (39:1-3). Da a criaturas como el avestruz sus inusitadas formas de vida (vv.13-18).

Da al caballo gran fuerza (vv.19-25). Dirige al halcón y al águila (vv.26-30).

Cada día, esta tierra canta alto un cántico de reconocimiento a su Creador. Apartemos tiempo hoy para hacer eco de esa tonada y derramemos nuestra alabanza a nuestro poderoso Dios Creador.

¡Que nunca olvidemos la impresionante majestad de Dios!

LA OBRA DE CREACIÓN DE DIOS ESTÁ ACABADA; NUESTRA ALABANZA ACABA DE EMPEZAR

<···Indice