13 de julio,

Lo que en verdad importa

La Biblia en un año: Salmos 7-9, Hechos 18

... el que me juzga es el Señor. –1 Corintios 4:4.


En 1985, Frederick Holliday, el superintendente de las escuelas públicas de Cleveland, se suicidó de un tiro en el corazón que se pegó con una magnum.357. En una nota que dejó dijo que aunque había logrado un gran éxito, no podía tolerar que le despojaran de su dignidad por las acusaciones injustas y maliciosas que sus oponentes habían levantado contra él.

Sin embargo, al quitarse la vida, dejó a familiares y amigos con el corazón destrozado. Ojalá Holliday hubiera optado por seguir el ejemplo del apóstol Pablo. A pesar de que fue sujeto a indignidades y acusaciones insultantes, Pablo era tan consciente de que vivía en la presencia de Dios que el veredicto de Él era todo lo que realmente le importaba. Estoy seguro de que le dolían las acusaciones de otras personas, y de que la aprobación de su conciencia lo ayudaba, pero su mayor convicción se halla en sus palabras: «El que me juzga es el Señor» (1 Corintios 4:4).

Puede que te estén doliendo hoy profundamente las opiniones injustas de los demás, y que te pongan a pensar de ti de una manera más desfavorable de la que debieras. Pero si has colocado tu confianza en Jesús como Salvador y Señor, y estás tratando de hacer lo correcto, no te desesperes. Dios, que te dio salvación y te ha aceptado como hijo Suyo, te ve y te aprueba. Y eso es lo que más importa.

SI ESTÁS CONVENCIDO DE QUE DIOS ESTÁ POR TI, NO IMPORTA QUIÉN ESTÉ EN TU CONTRA

<···Indice