14 de julio,

¿Tienes sed otra vez?

La Biblia en un año: Salmos 10-12, Hechos 19:1-20

... Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. –Juan 7:37.


Las esponjas domésticas son increíblemente versátiles. Las usamos para lavar platos, fregar pisos, bañar a los niños y limpiar autos. Lo que las hace tan útiles es que pueden absorber y liberar líquido una y otra vez.

Aquí hay un principio espiritual expresado por el escritor Andrew Murray: «Dondequiera que hay vida, hay un intercambio continuo de dar y recibir.... Uno depende del otro: el dar aumenta siempre el poder de recibir.... La plenitud divina sólo puede fluir en el vacío que viene de separarnos de lo que tenemos.»

Jesús invitó a los sedientos a acudir a Él y beber (Juan 7:37). Antes que nada, estaba hablando a personas que necesitaban poner su fe en Él, permitiendo que su Espíritu los llenara del gozo de la salvación.

En otro sentido, cuando vives para Cristo y le sirves, reconoces la continua necesidad que tienes de que su Espíritu te llene de manera que Él pueda obrar en ti y a través de ti. Tal vez estés pasando por una prueba que te esté desgarrando el corazón y te sientas seco y sediento hoy. Imagínate una esponja seca en tu mano, lista para absorber más agua. Deja que te enseñe que sólo aquellos que reconocen su necesidad de agua viva encontrarán en Cristo la satisfacción de su fe.

SÓLO CRISTO, EL AGUA VIVA, PUEDE SATISFACER LA SED DE DIOS.

<···Indice