15 de julio,

Icebergs

La Biblia en un año: Salmos 13-15, Hechos 19:21-41

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos.... –Salmo 1:1-2.


Para mejorar la eficiencia, una compañía contrató a un consultor que convocó una reunión de todo el personal del taller. Haciendo hincapié en la necesidad de escuchar a los expertos dijo: «Imagínese que usted está en el Titanic y se está hundiendo. Usted se mete en un bote salvavidas. ¿En qué dirección remaría?»

Luego preguntó: «¿Qué tal si el navegante estuviera con usted? ¿En qué dirección iría? Usted remaría como le dijera el navegante, ¿verdad?»

Se oyeron murmullos de acuerdo hasta que un hombre en el fondo dijo en voz alta: «Pues no sé. Él ya chocó contra un iceberg.»

El libro de Proverbios nos apremia a buscar consejo de los sabios (1:2-7). La sabiduría en la Biblia es la «habilidad para vivir». La palabra hebrea que se traduce «sabiduría» es la misma que se traduce «habilidad» en referencia a la obra detallada de Bezalel y Aholiab para construir el tabernáculo (Éxodo 31:1-11). Dios les dio a ellos y a otros la habilidad de hacer obras de arte, construcción, tejidos y tallado.

Hoy, los hombres y las mujeres sabios tienen una valiosa habilidad: «la habilidad de vivir». No sigas a nadie hasta que no hayas visto su vida. Si han chocado con muchos icebergs, puede que hundan tu vida también.

La persona «bienaventurada» se deleita en la Palabra de Dios, «no en consejo de malos» (Salmo 1:1).

ACEPTA DIRECCIÓN DE LOS QUE SIGUEN LA PALABRA DE DIOS.

<···Indice