22 de julio,

Mejor precaver que lamentar

La Biblia en un año: Salmos 31-32, Hechos 23:16-35

No apaguéis al Espíritu. –1 Tesalonicenses 5:19.


Dos mujeres jóvenes perdieron la vida en un fuego que arrasó con su apartamento mientras dormían. Su casa estaba equipaba con un detector de humo que funcionaba bien, pero no sonó. ¿Por qué? Los inspectores de fuego concluyeron que el dispositivo había sido desactivado la noche anterior para una fiesta. Habían desconectado la unidad para impedir que sonara a causa del humo de la cocina y las velas.

En Hechos 5 tenemos otro ejemplo de dos personas que aparentemente desactivaron un sistema de alarma que les pudo haber salvado la vida. Ananías y Safira deben haber apagado el Espíritu Santo al no escuchar a sus conciencias, creyendo que tenían muchas buenas razones para hacer lo que hicieron. Pero sus acciones les costaron la vida.

Tenemos que darnos cuenta de que el Espíritu Santo no nos fue dado para molestarnos como un detector de humo sensible. Él no da falsas alarmas. Cuando activa nuestra conciencia trayendo a la mente un principio de advertencia de la Palabra de Dios, realmente son Su amor y sabiduría los que están en acción.

Al poner en una balanza las advertencias de Su amor contra el costo de nuestra necedad, pronto nos daremos cuenta de que siempre es mejor estar seguros que lamentar.

IGNORAR LA CONCIENCIA ES INVITAR A LOS PROBLEMAS.

<···Indice