25 de julio,

Poderosa influencia

La Biblia en un año: Salmos 37-39, Hechos 26

Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. –Hechos 16:25.


Estoy seguro de que soy cristiano hoy por la formativa influencia de mis padres durante mi niñez. Ellos me enseñaron con su ejemplo y por la Biblia. De la misma forma en que Pablo recordó a Timoteo la fe de su madre y abuela (2 Timoteo 1:5), así también yo recuerdo la fe de mis padres. Entregué mi vida a Cristo a temprana edad. Me di cuenta de que era pecador y que necesitaba Su perdón.

Las fuertes influencias también pueden venir de personas que no forman parte de la familia. Conozco a un joven que llegó a ser un devoto creyente cuando muchacho porque vio a Cristo reflejado en la vida de su maestra de escuela.

En Hechos 16 leemos que Pablo y Silas cantaban y oraban en una cárcel de Filipos a medianoche. Cuando un terremoto abrió las puertas de la prisión, el carcelero se aterrorizó tanto que por poco se suicida. Pero Pablo lo detuvo. Al ver que los prisioneros no trataban de escapar, el carcelero cayó tembloroso y preguntó: «Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? (v.30). Ese día, él y toda su casa se hicieron creyentes. ¿Por qué? Por la poderosa influencia de dos hombres que fueron fieles a Cristo.

La manera en que vivimos afecta a los demás para bien o para mal. Esa es una verdad bastante seria y desafiante que debería influir en la forma como hablamos y andamos los cristianos. –-DCM

O BIEN TU VIDA ARROJA LUZ, O PRODUCE UNA SOMBRA.

<···Indice