4 de junio,

Maestros jóvenes

La Biblia en un año: 2 Crónicas 21-22, Juan 14

. . . De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza. --Mateo 21:16.


Parece que es más fácil para los niños usar computadoras que para sus padres. Por eso, un fabricante que está tratando de aumentar sus ventas a los adultos anunció cierta computadora con el siguiente eslogan: «Tan fácil, que hasta un adulto la puede operar.» (Y si aun así tienen problemas, pueden preguntar a sus hijos.)

Esta no es la primera vez que los adultos han tenido que aprender algo de los niños. Cuando Jesús fue a Jerusalén e hizo sanidades en el templo, fueron los niños los que rápidamente reconocieron quién era Él y gritaron: «¡Hosanna al Hijo de David! (Mateo 21:15).

Sin embargo, los principales sacerdotes y escribas no estaban dispuestos a escuchar ni a aprender de los niños. Se negaron a tomar a Jesús en serio. Más bien lo censuraron preguntándole: «¿Oyes lo que éstos dicen?» «Sí» --contestó Jesús. Entonces, citando del Salmo 8:2 dijo: «¿Nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza?» (Mateo 21:16).

¡Atención padres, maestros, vecinos y todos los adultos! Tenemos que recordar que no lo sabemos todo. Seamos lo suficientemente humildes como para escuchar y aprender algo que Dios quiere enseñarnos por medio de la fe de un niño.

DE LOS NIÑOS PEQUEÑOS SE PUEDEN APRENDER LECCIONES GRANDES.

<···Indice