15 de junio, 2002

Nada como un papá

La Biblia en un año: Nehemías 1-3, Hechos 2:1-21

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. --Efesios 6:4.


En la revista Hemispheres [Hemisferios], el consejero familiar John Rosemond escribió que un padre desempeña un papel único y crucial en la vida de sus hijos. No es suficiente estar presente. Papá debe estar «activamente involucrado» y «ser un participante vigorosamente interesado en el proceso de criar al niño».

Rosemond ofrece seis maneras de involucrarse más con el niño:

- Buscar una actividad que tú y tu hijo puedan hacer juntos y apartar tiempo para ella regularmente.

- Ayudar (pero no forzar) al niño a desarrollar pasatiempos e intereses.

- A medida que el niño pase por los años de la adolescencia, ser menos disciplinario y más mentor.

- Hablar con el niño y mantener la comunicación siendo un buen escucha.

- Amar a la madre de tu hijo con todo tu corazón.

- Recordar que un niño nunca es demasiado viejo para que le digan «te quiero».

La Palabra de Dios proporciona estas instrucciones: «Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor» (Efesios 6:4). Los papeles de los padres cambian a medida que los hijos crecen, pero la responsabilidad que Dios nos dio siempre es la misma.

Señor, ayúdanos a ser los padres que nuestros hijos necesitan.

SI UN NIÑO VE A DIOS EN SU PAPÁ ES PROBABLE QUE VEA A DIOS COMO A UN BUEN PADRE.

<···Indice