17 de junio,

Un líder que sirve

La Biblia en un año: Nehemías 7-9, Hechos 3

. . . pero yo no hice así, a causa del temor de Dios. --Nehemías 5:15.


Un pastor de jóvenes estaba dirigiendo un grupo de ellos en un viaje misionero corto a una comunidad pobre de Perú. A él le asignaron la única habitación cómoda que había disponible, pero no la aceptó.

Cuando llegó el momento de vaciar el concreto en el calor de casi 38°C, él no se quedó debajo de un árbol tomando limonada, sino que cumplió su turno de empujar la carretilla para subirla por la rampa y echar el concreto a palas. Se ganó el respeto tanto de los peruanos como de los jóvenes de su grupo al unirse a ellos en el arduo trabajo.

Cuando Israel estaba reconstruyendo el muro de Jerusalén en condiciones difíciles y peligrosas, Nehemías, su líder, cumplió su turno tanto de construir como de vigilar. Se le asignó un alimento especial como líder, pero él se negó a aceptarlo, a diferencia de sus antecesores. Comió de las mismas raciones que se les ofrecieron a los demás (Nehemías 5:18).

Con el liderazgo vienen dos opciones: la tentación de servirte a ti mismo y la oportunidad de servir a la gente a quien diriges. Nehemías optó por ser líder y siervo a la vez, y eso le ganó un enorme respeto.

Si el Señor te coloca alguna vez en una posición de liderazgo, pídele ayuda para ser un líder que sirva.

LOS LÍDERES QUE SIRVEN SERVIRÁN COMO BUENOS LÍDERES.

<···Indice