20 de junio,

Las pequeñas cosas

La Biblia en un año: Ester 1-2, Hechos 5:1-21

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. --1 Pedro 5:7.


La tala de árboles marchaba muy bien hasta que a uno de los trabajadores se le rompió el hacha que había tomado prestada y la cabeza de hierro cayó en el río (2 Reyes 6:4-5).

«¿Dónde cayó?» --preguntó el profeta Eliseo (v.6). Cuando el hombre le mostró el lugar, Eliseo echó un palo al agua e «hizo flotar el hierro» (v.6). «Tómalo» --dijo. «Y él extendió la mano, y lo tomó» (v.7).

Este milagro ilustra una verdad sencilla pero profunda: a Dios le interesan las cosas pequeñas de la vida como las hachas perdidas, las monedas perdidas, las llaves perdidas, los documentos perdidos, los lentes de contacto perdidos; es decir, las cosas que nos causan agitación y preocupación. No siempre restaura lo que se ha perdido (Él sabe por qué), pero entiende nuestra pérdida y nos consuela en nuestra aflicción.

Recuerdo los momentos en que mis nietos se encontraban afligidos por alguna pequeña pérdida y mi corazón se conmovía por su dolor. La cosa que se había perdido o extraviado no tenía importancia para mí, pero para ellos no era insignificante. A mí me importaba porque a ellos les importaba, y mis nietos eran importantes para mí.

Lo mismo sucede con nuestro Padre celestial. Nuestras pequeñas preocupaciones significan todo para Él porque nosotros somos importantes para Él. Podemos echar nuestra ansiedad sobre Él porque Él se preocupa por nosotros (1 Pedro 5:7). --DHR

A DIOS LE PREOCUPAN NUESTRAS PREOCUPACIONES PORQUE ÉL SE PREOCUPA POR NOSOTROS.

<···Indice