4 de marzo,

Trabajo significativo

La Biblia en un año: Números 31-33, Marcos 9:1-29

El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno... –Efesios 4:28.


En el sistema de metro londinense hay un anuncio de una agencia de trabajo que dice: «Su trabajo no tiene significado. Y morirá habiendo logrado comparativamente poco. Necesita unas vacaciones.» Esas palabras describen realmente lo que sienten muchas personas que están «hartas» de su trabajo.

Algunos tal vez consideren que su trabajo es tan tedioso que debe ser un castigo de Dios. Eso no podría estar más lejos de la verdad. Incluso antes de que el pecado entrara en el mundo, Dios dio a Adán y Eva un trabajo significativo que hacer (Génesis 1:28; 2:15).

En Efesios 4:17-32 nos dan una lista de acciones que caracterizan a los que pertenecen a Cristo. Incluido en la lista está el mandato de trabajar para ganarse la vida (v.28).

La motivación que se da para trabajar no es acumular riquezas, sino tener algo que compartir con los demás. Por tanto, desde la perspectiva bíblica, el trabajo es útil y muy gratificador cuando nos permite ayudar a otros. El apóstol Pablo dijo: «El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad» (v.28).

Nuestro trabajo sí tiene significado, sobre todo cuando nos damos cuenta de que Dios nos lo dio, y de que le agradamos cuando compartimos su fruto con los demás.

VIVIMOS DE LO QUE GANAMOS; FORJAMOS UNA VIDA CON LO QUE DAMOS.

<···Indice